Papa Pío I

historia y biografia del papa pio i

El Papa Pío I fue obispo de Roma durante unos 14 años a mediados del siglo II. Sus fechas son inciertas debido a fuentes conflictivas, con fechas de inicio que van de 142 a 146 d.C. y fechas finales que van de 154 a 161. Se cree que Pío nació en Aquileia, en el norte de Italia, a finales del siglo I. Su padre se llamaba Rufino, y era hermano de Hermas, autor del texto apocalíptico conocido como El Pastor de Hermas.

Durante la época de Pío, la iglesia romana fue visitada por varios maestros muy conocidos como Justino Mártir y los herejes Marción y Valentín. El escritor Ireneo de Lyon del siglo II indica que Pío excomulgó a Marción, y fuentes posteriores dicen que él proveyó para que los cristianos judíos se reincorporaran a la iglesia si se retractaban de su "herejía". Una vez considerado un mártir, Pío ya no es conmemorado como tal en la Iglesia Católica Romana. Su fiesta es el 11 de julio.

Vida del Papa Pío I

Se cree que Pío nació en Aquileia, en el norte de Italia, a finales del siglo I. Su padre era un italiano llamado "Rufino", que también era nativo de Aquileia según el Liber Pontificalis.

Según el canon muratoriano del siglo II y el catálogo liberiano, era hermano de Hermas, autor del texto conocido como El pastor de Hermas.

El escritor del texto posterior se identifica como un antiguo esclavo. Esto ha llevado a la especulación de que tanto Hermas como Pío eran hombres libres. Sin embargo, la declaración de Hermas de que era un esclavo puede significar que pertenecía a una familia plebeya de bajo rango.

Pontificado del Papa Pío I

Pío I fue un líder de la iglesia romana a mediados del siglo II, durante los reinados de los emperadores Antonino Pío y Marco Aurelio, aunque todavía es demasiado pronto para hablar de él como de un "papa" en el sentido de un único obispo gobernante de Roma, y el término "papa" ciertamente no fue utilizado todavía por los propios obispos de Roma.

papa pio iPío es uno de los primeros obispos romanos para quien tenemos algunos detalles biográficos más allá de su origen y el nombre de su padre. El fragmento muratoriano del siglo II indica que era el hermano de Hermas, el escritor del texto apocalíptico conocido como El Pastor, que instó a la iglesia a purificarse en preparación para la inminente segunda venida de Cristo. Como Hermas se identifica como un antiguo esclavo, se presume que tanto Hermas como Pío I fueron liberados.

Durante el tiempo de Pío en Roma, Justino Mártir enseñó su versión de la doctrina cristiana allí y los "herejes" Valentín, Cerdón y Marción también estaban activos. Valentín fue quizás el maestro gnóstico más conocido de su tiempo. Él ya estaba activo en Roma durante el tiempo del predecesor de Pío, Hyginus, y continuó enseñando su doctrina durante el tiempo de Pío.

Cerdón, cuyas enseñanzas anticiparon las de Marción, también estuvo activo en Roma durante este tiempo, y Marción mismo también llegó a la capital en este período. El Obispo Ireneo de Lyon indica que Marción fue excomulgado por Pío (Contra Herejías III.3), después de lo cual Marción, un rico constructor naval, pudo mantener una congregación separada centrada en su doctrina.

La comunidad cristiana en Roma parece haber estado emergiendo en este momento como un importante centro de vida cristiana y de controversia. El Liber Pontificalis indica que Pío instituyó una política para permitir que los cristianos judíos fueran aceptados de nuevo en la iglesia si renunciaban a la "herejía" del judaísmo. Aunque esta fuente a menudo atribuye las políticas a los papas de manera anacrónica, en este caso otras circunstancias hacen que esta atribución sea más plausible.

Por ejemplo, los escritos de Justino indican fuertes sentimientos antijudaicos entre los cristianos romanos, y la doctrina de Marción especificaba que las escrituras del Antiguo Testamento no eran válidas porque la deidad judía que los inspiraba era un ser inferior, iracundo, muy diferente del Verdadero Dios que era el Padre Celestial de Jesús.

En cualquier caso, es probable que durante la época de Pío, la iglesia fue forzada por maestros como Marción a enfrentar la pregunta de si las escrituras del Antiguo Testamento fueron inspiradas por el Dios cristiano.

En tiempos más recientes la Lección de Breviario funciona así:

San Pío, el primero de este nombre, ciudadano de Aquileia (60 millas al este de Venecia, Italia), e hijo de Rufino, era sacerdote de la santa Iglesia Romana. Durante el reinado de Antonino Pío y Marco Aurelio fue elegido Soberano Pontífice.

En cinco ordenaciones que realizó en el mes de diciembre, ordenó doce obispos y dieciocho sacerdotes. Todavía existen varios decretos suyos admirables: en particular el que ordena que la Resurrección de Nuestro Señor se celebre siempre en domingo. Convirtió la casa de Pudens en iglesia, y como superaba en dignidad a los demás títulos, en la medida en que los Romanos Pontífices la convirtieron en su morada, la dedicó bajo el título de Pastor.

Aquí celebraba a menudo los Santos Misterios, bautizaba a muchos que se habían convertido a la fe y los inscribía en las filas de los fieles. Mientras cumplía así los deberes de un buen pastor, derramó su sangre por sus ovejas y por Cristo Pastor Supremo, siendo coronado con el martirio el 5 de julio. Fue enterrado en el Vaticano.

Recordamos, oh glorioso Pontífice, aquellas palabras escritas bajo tu mirada, que parecen ser un comentario a tu decreto sobre los Sagrados Misterios: "No recibimos", gritó San Justino Filósofo al mundo de aquel segundo siglo, "no recibimos como pan común, ni como bebida común, el alimento que llamamos la Eucaristía; sino que así como Jesucristo nuestro Salvador, hecho carne por la palabra de Dios, tenía carne y sangre para nuestra salvación, así también se nos ha enseñado que el alimento hecho Eucaristía por la oración formada por su propia palabra, es tanto carne como sangre de este Jesús, que se hace carne".

 Esta doctrina y las medidas que tan plenamente justifica, encontraron, hacia finales del mismo siglo, otros testigos auténticos que, a su vez, casi parecen estar citando las prescripciones que se te atribuyen. "Estamos en la mayor angustia," dijo Tertuliano, "si la menor gota de nuestro cáliz, o la menor migaja de nuestro Pan cae al suelo" (De Corona, III).

Y Orígenes apeló a los iniciados para que dieran testimonio del "cuidado y veneración con que se rodeaban los dones sagrados, por temor a que cayera la más pequeña partícula; lo cual, si sucediera por negligencia, sería considerado un crimen" (Ex. Homil., 13).  Sin embargo, en nuestros días la herejía, tan desposeída del conocimiento como de la fe, pretende que la Iglesia se ha apartado de sus antiguas tradiciones rindiendo un exagerado homenaje al Divino Sacramento.

Obtén para nosotros, oh San Pío, la gracia de volver a la veneración y al amor con que esa Fe los inspiró para el Cáliz de la Preciosísima Sangre de Jesús, ese tesoro más rico de la tierra. Que la Pascua del Cordero (la liturgia pascual) reúna en una sola celebración uniforme a todos los que tienen el honor de llevar verdaderamente el nombre de cristiano!

Día de fiesta en honor al Papa Pío I

La fiesta de Pío I es el 11 de julio. En el Calendario Tridentino se le dio el rango de "Simple" y se celebró como la fiesta de un mártir. El rango de la fiesta se redujo a una Conmemoración en el Calendario General Romano de 1955 del Papa Pío XII y en el Calendario General Romano de 1960. Aunque ya no se menciona en el Calendario General Romano, San Pío I puede ahora, según las reglas del actual Misal Romano, celebrarse en todas partes en su fiesta como un Memorial, a menos que en alguna localidad se le asigne una celebración obligatoria a ese día.

Legado del Papa Pío I

Una leyenda posterior sitúa la fundación de dos grandes iglesias romanas, la de Santa Pudenziana y la del título Praxedis, hasta la época de Pío. Sin embargo, tanto los eruditos católicos como los seculares sostienen actualmente que estas dos iglesias, como tales, nacieron en el siglo IV. Es posible, sin embargo, que estos edificios posteriores sustituyeran a las casas culto cristianas que habían estado en funcionamiento durante la época de Pío.

Existe también la tradición de que Pío murió como mártir en Roma, y esta tradición entró en las primeras ediciones del Breviario. Sin embargo, es uno de los pocos papas no identificados como mártir en el Liber Pontificalis, y la revisión de 1969 del Calendario Católico Romano de los Santos declaró que no hay motivos para que se le considere mártir en la actualidad. Por lo tanto, no se le presenta como tal en la martirología romana contemporánea.

Al excomulgar a Marción, Pío estableció la tradición cristiana de reconocer a las deidades judías y cristianas como un solo Dios y creó la base para aceptar el Antiguo Testamento en el posterior canon cristiano de las Escrituras. En su tiempo, la iglesia romana parece haber comenzado a asumir un papel definitorio en el establecimiento de la doctrina cristiana, no sólo por su reputación posterior, sino también en la práctica real.

Escribe un comentario sobre Papa Pío I

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *