Papa Celestino I. Biografía, Controversias Teológicas, Legado Y Más

El Papa Celestino I fue Papa desde el año 422 hasta el 6 de abril de 432. Elegido unánimemente al papado, se movió enérgicamente contra el pelagianismo, el novatianismo y otros movimientos heterodoxos, usando su influencia para reprimir a estos grupos y desterrar de Roma a sus líderes. También afirmó efectivamente la primacía de la iglesia romana en varios fallos y cartas que se han conservado.

Más tarde, Celestino marcó el rumbo que seguiría la Iglesia Católica durante la controversia nestoriana al encargar a Cirilo de Alejandría que investigara las enseñanzas de Nestorio, que había sido elegido recientemente patriarca de Constantinopla. Aunque no asistió personalmente, envió delegados al Concilio de Éfeso en el que fueron condenados los nestorianos, en el año 431.

Asimismo envió a Palladio a Irlanda como su obispo para combatir el pelagianismo y se cree que algunos han tenido un papel en el envío de Patricio (San Patricio) para continuar este trabajo. Se le atribuyen varias partes de la liturgia, pero sin mucha certeza. Celestino murió el 6 de abril de 432, y fue enterrado en el cementerio de Santa Priscila, pero ahora se dice que su cuerpo yace en la Basílica de Santa Prassede. Es reconocido como un santo tanto en la tradición católica como en la ortodoxa.

Biografía de Celestino I

Poco se sabe de la niñez de Celestino, excepto que era un romano cuyo padre se llamaba Priscus y que podría haber sido un pariente cercano de la familia del emperador Valentín III. En el año 418 san Agustín le escribió (Epístola, 192) en un lenguaje muy reverencial, llamándole “Venerable Señor y Muy Apreciado y Santo Hermano”.

La propia elección de Bonifacio había sido disputada, lo que había llevado a la ciudad al tumulto cuando el archidiácono Eulalius fue ordenado antes de la elección de Bonifacio y el emperador reconoció inicialmente al “antipapa”. No se sabe si la propia posición de Celestino como diácono pudo haber sido un factor en su aceptación, pero fue elegido sin oposición, ya que ni siquiera Eulalius ni sus partidarios intentaron reafirmarse.

San Agustín apeló a Celestino para que le ayudara a tratar con un obispo que Agustín ahora lamentaba haber ordenado. Poco después de su elevación, Agustín escribió de nuevo a Celestino, esta vez pidiéndole ayuda para tratar con el corrupto Antonio de Fésula (Fussula) en África, a quien Agustín admitió haber recomendado sin prudencia a la gente de esa ciudad para que se convirtiera en su obispo.

Una fuerte amistad parece haber existido entre Celestino y Agustín, que confesó libremente su error al Papa. “Estoy tan atormentado por la ansiedad y el dolor”, escribió Agustín sobre el asunto, “que pienso en retirarme de las responsabilidades del oficio episcopal, y abandonarme a demostraciones de dolor correspondientes a la grandeza de mi error”. Después de la muerte de Agustín en el año 430, Celestino escribió una larga carta a los obispos de Galia sobre la santidad, el conocimiento y el celo del gran obispo africano que había dirigido con tanta fuerza el ataque intelectual contra las enseñanzas de Pelagio y sus seguidores.

Controversias teológicas de Celestino I

El clima teológico del papado de Celestino era tormentoso. Se acusó a los manicenses, donatistas, novicios y pelagianos de “perturbar la paz de la Iglesia”. Mientras tanto, los invasores “bárbaros”, muchos de los cuales eran cristianos arrianos, estaban empezando a hacer incursiones en el corazón del imperio. Celestino recibió una ayuda importante en su lucha contra los manicaneos de parte de Placidia, la madre del joven emperador Valentín III, quien, en nombre de su joven hijo, desterró a los manicaneos y a otros herejes de Roma.

Celestino también se movió con fuerza contra los pelagianos, desterrando a Caelestius, el compañero y principal discípulo de Pelagio, de Italia. Apoyó la condena del pelagianismo en el Concilio de Éfeso. Para combatir el pelagianismo en la tierra de su origen, Celestino envió misioneros a las islas británicas y consagró a Palladio para que fuera el primer obispo de Irlanda en el año 431.

Contra los Novatianistas, Celestino no estaba menos decidido. Estos cristianos puritanos insistían en que los que habían sido bautizados por clérigos caducos o herejes debían ser rebautizados, una política considerada contraria a la teología sacramental católica y por lo tanto herética. La comunidad Novatianist en Roma era substancial, y Celestine confiscó sus características.

La primacía de Roma

Firme defensora de los derechos del papado, Celestina escribió a los obispos de Iliria, en la parte occidental de la actual Península Balcánica, ordenándoles que volvieran a obedecer al obispo de Tesalónica, el vicario papal. Les recordó a estos eclesiásticos que no deben consagrar a ningún obispo ni celebrar ningún concilio eclesiástico regional sin la aprobación del representante del Papa.

Incluso escribió a los obispos de Vienne y Narbona, a quienes advirtió -acordando con la advertencia de su predecesor Boniface- para que resistieran el dominio de la sede de Arles. Celestino dictaminó que estos obispos no deben negarse a dar la absolución a aquellos que esperaron hasta estar cerca de la muerte para confesar sus pecados.

Igualmente decidió que los obispos no deben vestirse como monjes. A los obispos de Apulia y Calabria les ordenó que los laicos no deben ser elegidos para el episcopado por encima de las cabezas del clero y que la voluntad popular -por muy fuerte que sea- no debe prevalecer sobre la sabiduría del clero.

Celestino contra Nestorio

Los últimos años del pontificado de Celestino se dedicaron a la lucha en el este por las enseñanzas de Nestorio. Nestorio había sido nombrado patriarca de Constantinopla en 428 con la aprobación de Celestino, y escribió al menos tres cartas dirigidas a Celestino. Nestorio despertó sospechas al recibir con hospitalidad a ciertos pelagianos que habían sido desterrados de Roma. En una carta a Celestino, Nestorio le pidió información al Papa sobre estos hombres y expresó su preocupación de que Celestino todavía no le había escrito sobre ellos.

Poco después comenzaron a circular rumores de que sus enseñanzas sobre la doble personalidad de Cristo (divina y humana) no eran ortodoxas. Celestine le pidió al Patriarca Cirilo de Alejandría que investigara y presentara un informe. Cirilo consideró inadecuada la caracterización de Nestorio de la Virgen María como “Christokos” (portadora de Cristo), insistiendo en que la afirmara como “Theotokos” (portadora de Dios), que para Nestorio olía a monofisitismo.

En un sínodo romano en 430, Celestino se convenció de la condición de hereje de Nestorio y ordenó a Cirilo, en su nombre como papa, que procediera contra Nestorio. El patriarca de Constantinopla sería excomulgado y depuesto a menos que se retractara solemnemente de sus “errores” por escrito en un plazo de diez días. Al mismo tiempo Celestino restauró a todos los que habían sido excomulgados o privados por Nestorio. Cirilo, no queriendo parecer subordinado a Roma, envió su propio anatema a Nestorio junto con la sentencia del patriarca romano.

El emperador oriental, Teodosio II, convocó ahora un concilio ecuménico para reunirse en Éfeso en el año 431. A este concilio Celestino envió tres legados, a quienes instruyó para que fueran guiados por Cirilo. Celestine deja claro en sus cartas, sin embargo, que consideraba que su propia decisión era definitiva. Cuando los delegados papales llegaron el 10 de julio, Nestorio ya había sido excomulgado, dejando a los hombres del papa sin más papel que ratificar la decisión del consejo.

La fecha exacta de la muerte de Celestino es incierta. Su fiesta se celebra en la Iglesia latina el 6 de abril de 432, día en que su cuerpo fue colocado en las catacumbas de Santa Priscila. En la Iglesia Ortodoxa Griega, donde es altamente honrado por su condena a Nestorio, su fiesta cae el 8 de abril.

Sin embargo, al defender el derecho de la Iglesia Romana a decidir sobre las apelaciones de todos los sectores, Celestino entró en conflicto con las iglesias de África. Los obispos africanos expresaron una ira considerable por algunas de las decisiones tomadas por Celestino y los papas anteriores -especialmente en el caso del obispo depuesto Apiario de Sicca- pero no llegaron a cuestionar la primacía de Roma, en cuya autoridad se habían basado durante las controversias anteriores.

Legado del papa Celestino I

Celestino I jugó un papel sustancial en la represión de la herejía de la Iglesia Católica y su lucha por afirmar la primacía de la Sede de Pedro. Finalizó la oposición de la Iglesia al Pelagianismo y desterró de Roma a sus líderes, así como a los líderes de varios otros movimientos considerados heréticos.

Al enviar misioneros a las Islas Británicas para combatir a los pelagianos, ayudó a establecer la influencia de Roma en Irlanda, aunque nunca envió a San Patricio allí. La oposición de Celestino a Nestorio marcó el rumbo del papado en esa cuestión, que continuó siendo una de las más importantes hasta el Concilio de Calcedonia y más allá.

Los escritos existentes de santa Celestina consisten en 16 cartas y un fragmento de un discurso sobre el nestorianismo pronunciado en el sínodo romano de 430. Las cartas de Nestorio le proporcionan información importante sobre esa controversia, y las de Agustín le dan una visión fascinante del carácter del gran obispo de Hipona. Una colección de diez decisiones sobre el tema de la gracia, que jugó un papel importante en la historia del agustinismo, conocida como la “Capitula Coelestini”, ya no se atribuyen a la autoría de Celestino.

Como constructor, Celestino restauró y embelleció la iglesia de Santa María in Trastevere, que había sufrido el saqueo de Roma por los godos en el año 411. Incluso contribuyó a la restauración de la iglesia de Santa Sabina y a la decoración del cementerio de Santa Priscila, donde más tarde sería enterrado.

Su cuerpo fue trasladado en 820 por el Papa Pascual I a la iglesia de Santa Prassede, aunque la Catedral de Mantua todavía conserva sus reliquias. Es honrado como santo en las tradiciones de la Iglesia Ortodoxa y Católica.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here