Saltar al contenido

Papa Julio I. Biografía, Gobierno, Legado, Fiesta Y Veneración

Papa Julio I

El Papa Julio I, fue Papa desde el 6 de febrero de 337 hasta el 12 de abril de 352. Julio es conocido principalmente por su participación en la controversia aria y por reforzar el papel del papado como defensor de la “ortodoxia” frente a la cambiante política imperial.

Viviendo durante un período de actitudes cambiantes por parte de los emperadores romanos que sólo recientemente habían comenzado a mostrar un favor especial al cristianismo, Julio apoyó al líder antiário Atanasio de Alejandría en su lucha contra el patriarca de Constantinopla, Eusebio de Nicomedia. Desterrado por segunda vez de Alejandría, Atanasio fue recibido en Roma, donde fue aceptado como obispo legítimo por un sínodo presidido por Julio en 342.

Fue también gracias a la influencia de Julio que el Consejo de Sardica se celebró unos meses más tarde. El consejo no logró unir a los obispos orientales y occidentales en apoyo de la restauración de Atanasio y otros líderes antiárabes, y sus 76 obispos orientales se retiraron a Filipópolis, donde llegaron a adoptar un credo ario y a excomulgar a Julio y a sus partidarios. Sin embargo, unos 300 obispos occidentales permanecieron en Sardica y confirmaron las decisiones del anterior sínodo romano, además de afirmar la autoridad del papa.

Julio murió el 12 de abril de 352 y fue sucedido por Liberio. Se le considera un santo tanto en la tradición católica romana como en la ortodoxa oriental, y su fiesta se celebra el 12 de abril.

Biografía del Papa Julio IPapa Julio I

Julio era un nativo de Roma y fue elegido como sucesor del Papa Marcos después de que la sede romana hubiera estado vacante durante cuatro meses. Se le conoce principalmente por el papel que desempeñó en la controversia aria. Después de que los seguidores de Eusebio de Nicomedia, que se había convertido en arzobispo de Constantinopla, renovaron su deposición de Atanasio en un sínodo celebrado en Antioquía en el año 341, decidieron enviar delegados a Constanza, emperador de Occidente, y también a Julio, exponiendo los motivos por los que habían procedido.

Julio, después de expresar una opinión favorable a Atanasio, hábilmente invitó a ambas partes a presentar el caso ante un sínodo que sería presidido por él mismo. Esta propuesta, sin embargo, los obispos de Oriente Ario se negaron a aceptarla.

En este segundo destierro de Alejandría, Atanasio llegó a Roma, y fue reconocido como obispo regular por el sínodo presidido por Julio en 342. Julio envió una carta a los obispos orientales que es un ejemplo temprano de las reivindicaciones de primacía para el obispo de Roma. Puedes ser ignorante, escribe Julio, que esta es la costumbre, que debemos ser escritos primero, para que de aquí en adelante lo que es justo pueda ser definido.

Fue gracias a la influencia de Julio que, más tarde, se celebró el concilio de Sárdica en Iliria, al que sólo asistieron setenta y seis obispos orientales, que rápidamente se retiraron a Filipópolis y depusieron a Julio en el concilio de Filipópolis, junto con Atanasio y otros.

Los trescientos obispos occidentales que se quedaron, confirmaron las decisiones anteriores del sínodo romano y emiten una serie de decretos sobre la disciplina eclesiástica. El primer canon prohibía el traslado de los obispos de una sede a otra, pues si se hacía con frecuencia, se consideraba que fomentaba la codicia y la ambición.

Por sus decretos 3º, 4º y 5º relativos a los derechos de revisión reclamados por Julio, el concilio de Sardegna ayudó perceptiblemente a transmitir las reivindicaciones del Obispo de Roma. Julio construyó varias basílicas e iglesias en Roma y murió allí el 12 de abril de 352. Le sucedió Liberio.

Apoyo de Atanasio a Julio I

Durante el reinado de Constantino el Grande, el patriarca antiárabe Atanasio de Alejandría había sido desterrado después de que Constantino se convenciera de que su política anterior de intentar suprimir el arrianismo era imprudente. Después de la muerte del emperador en mayo de 337, su hijo Constantino II, como gobernador de la Galia, permitió a Atanasio regresar a su sede de Alejandría.

Las dos delegaciones opuestas fueron convocadas por el Papa Julio para una audiencia. Los enviados antiatanasianos pidieron ahora al Papa que reuniera un consejo mayor, ante el cual ambas partes deberían presentar su caso para que se tomara una decisión.

Mientras tanto, bajo el liderazgo de Eusebio de Nicomedia, el patriarca de Constantinopla, se había celebrado un consejo en Antioquía que había elegido a Jorge de Capadocia como patriarca de Alejandría en lugar de Pisto y Atanasio. George estaba debidamente instalado en Alejandría por las violentas objeciones de los partidarios de Atanasio, que ahora se veía obligado a exiliarse de nuevo.

Creyendo que el asunto debía ser resuelto, los otros obispos orientales se negaron a asistir al sínodo convocado por Julio. Roma, mientras tanto, se convirtió en un refugio para Atanasio y otros líderes antiarrianos, entre ellos Marcelo de Ancyra, que había sido expulsado por el partido proarriano.

Después de que Atanasio y Marcelo hicieran profesiones de fe satisfactorias, fueron exonerados y declarados para ser reestablecidos en sus derechos episcopales. Julio comunicó esta decisión en una notable carta a los obispos del partido Eusebio en el Este, en la que justificaba sus actuaciones y se oponía firmemente a la negativa de los obispos orientales a asistir al concilio romano. Incluso si Atanasio y sus compañeros tenían algo de culpa en sus acciones, el papa admitió que la iglesia de Alejandría debería haber escrito primero al papa antes de tomar acción en su contra.

El Consejo de Sardegna

Mientras tanto, la marea política había cambiado por el momento en dirección al Papa. El hijo de Constantino, había derrotado a su hermano Constantino II, y ahora era el gobernante de la mayor parte del Imperio Romano. Él favoreció el partido de Nicea sobre el de Eusebio de Nicomedia. A petición del Papa y de otros obispos occidentales, Constantino intercedió ante su hermano Constante II, el emperador de Oriente, a favor de los obispos que habían sido depuestos por el partido Eusebio. Ambos gobernantes acordaron que debería convocarse un consejo ecuménico de los obispos occidentales y orientales en Sárdica.

Sin embargo, los obispos orientales, sintiendo que eran superados en número, pronto partieron y celebraron un sínodo separado en Filipópolis. El consejo occidental procedió entonces a confirmar la inocencia de Atanasio y también estableció regulaciones para el procedimiento apropiado contra los obispos acusados, incluyendo el reconocimiento de la autoridad suprema del papa.

En Filipópolis, los obispos orientales anatematizaron el término homoousios, que había sido adoptado en Nicea contra los arios, y excomulgaron a San Julio I junto con sus rivales en el Concilio de Sardica. También introdujeron el nuevo término anomoiano, yendo más allá de lo que el partido ario tenía en Nicea al afirmar una diferencia de sustancia entre Cristo y Dios Padre.

Años posteriores

Sin embargo, Constante II se negó a restaurar a Atanasio hasta después de la muerte de Jorge, el rival de Atanasio, en el año 346. El Papa Julio aprovechó la ocasión para escribir una carta, aún vigente, a los sacerdotes, diáconos y fieles de Alejandría, para felicitarlos por el regreso de su párroco. En ese momento dos obispos que habían sido depuestos por el Concilio de Sardica, se retractaron formalmente de los puntos de vista anteriormente arrianos ante San Julio, quien luego les devolvió sus sedes episcopales. A pesar de estos logros, la política de Julio de apoyo a Atanasio todavía no prevaleció, ya que Constantino II siguió una política cada vez más agresiva de acomodación con el arrianismo.

Legado de Julio I

La iglesia de Santa María in Trastevere, construida originalmente durante el reinado de San Julio, es una de las más antiguas de Roma.

Muerte y veneración de Julio I

San Julio murió el 12 de abril de 352, y fue enterrado en las catacumbas de Calepodio en el Camino Aureliano. Muy poco después de su muerte, fue honrado como santo. Su cuerpo fue transportado más tarde a la iglesia de Santa María in Trastevere.

Aunque había esperado que el concilio de Sardica fuera reconocido como un concilio ecuménico, el cisma que tuvo lugar allí sólo perpetuó y exacerbó la controversia aria. La política de Constantino II de intentar forzar al partido de Nicea a aceptar la comunión con los arios moderados tendría la ventaja para la próxima década. Sin embargo, las acciones pro-Athanasianas de Julio resultaron ser importantes para la victoria del Cristianismo Niceno y la derrota del Arrianismo en el Primer Concilio de Constantinopla en el año 381.