Saltar al contenido

Santa Ángela de la Cruz

santa angela de la cruz

Ángela de la Cruz Guerrero y González, fue una religiosa española y fundadora de las Hermanas de la Compañía de la Cruz, un instituto religioso católico romano dedicado a ayudar a los pobres abandonados y a los enfermos sin nadie que se ocupe de ellos. Fue canonizada en 2003 por el Papa Juan Pablo II.

En este artículo descubrirás todo sobre Santa Ángela de la Cruz, su historia, su despertar, como murió y muchísimo más.

Historia de Santa Ángela de la Cruz

Nacido el 30 de enero de 1846 en Sevilla, España. Su padre trabajaba como cocinero en el convento de los Padres Trinitarios, donde su madre también trabajaba en la lavandería. Tuvieron 14 hijos, de los cuales sólo seis llegaron a la edad adulta.

Ángela estaba muy influenciada por la enseñanza y el ejemplo de sus piadosos padres, y se le enseñó desde muy temprana edad a rezar el Rosario. Se la podía encontrar a menudo en la iglesia parroquial rezando. En su casa se erigió un sencillo altar en honor de la Virgen María durante el mes de mayo, donde la familia rezaba el Rosario y rendía un especial homenaje a la Virgen.

Ángela tenía poca educación formal, comenzando a trabajar de niña. Su jefa y maestra de zapatería, Antonia Maldonado, era una mujer santa; todos los días los empleados rezaban juntos el Rosario y leían la vida de los santos. El canónigo sevillano José Torres Padilla era el director espiritual de Antonia y tenía fama de “formar santos”. Ángela tenía 16 años cuando conoció al P. Torres y fue puesta bajo su dirección.

A la edad de 19 años, Ángela pidió entrar a las Carmelitas Descalzas en Santa Cruz, pero se le negó la admisión debido a su mala salud. En cambio, siguiendo el consejo del P. Torres, comenzó a atender a pacientes de cólera indigentes, que se estaba extendiendo rápidamente entre los pobres.

En 1868, Ángela intentó entrar en las Hijas de la Caridad de Sevilla. Aunque su salud seguía siendo frágil, fue admitida. Las hermanas trataron de mejorar su salud y la enviaron a Cuenca y Valencia, pero sin éxito. Dejó las Hijas de la Caridad durante el noviciado y regresó a casa para seguir trabajando en la zapatería.

santa angela 2 de agosto donde murio

El 1 de noviembre de 1871, Ángela se comprometió en privado a vivir los consejos evangélicos, y en 1873 recibió la llamada de Dios que marcaría el comienzo de su “nueva misión”. Durante la oración, Ángela vio una cruz vacía justo enfrente de la que Jesús estaba colgado. Comprendió inmediatamente que Dios le pedía que colgara de la cruz vacía, que fuera “pobre con los pobres para llevarlos a Cristo”.

Ángela continuó trabajando en la zapatería, pero bajo la obediencia del P. Torres dedicó su tiempo libre a escribir un diario espiritual detallado que revelaba el estilo y los ideales de vida a los que estaba llamada a vivir. El 2 de agosto de 1875, otras tres mujeres se unieron a Ángela, comenzando la vida comunitaria juntas en una habitación que alquilaron en Sevilla. A partir de ese día, comenzaron sus visitas y dieron asistencia a los pobres, día y noche.

Estas Hermanas de la Compañía de la Cruz, bajo la guía de Ángela, llamada “Madre Ángela de la Cruz”, vivieron una vida contemplativa auténticamente reclusa cuando no estaban entre los pobres. Una vez que regresaron a su hogar, se dedicaron a la oración y al silencio, pero siempre estaban listos para salir a servir a los pobres y a los moribundos. La Madre Ángela veía a las hermanas como “ángeles”, llamadas a ayudar y amar a los pobres y enfermos en sus hogares, que de otro modo habrían sido abandonados.

Mientras la Madre Ángela vivía, se establecieron otros 23 conventos, con las hermanas edificando a todos a los que servían con su ejemplo de caridad, pobreza y humildad. De hecho, la misma Madre Ángela era conocida por todos como Madre de los pobres.

Despertar religioso

La supervisora de Guerrero en el taller de reparación de zapatos era Antonia Maldonado, una señora devota que animaba a sus empleados a rezar juntos, rezar el rosario y leer sobre la vida de los santos. A través de ella, cuando tenía 16 años, Guerrero conoció a José Torres y Padilla, un sacerdote canario con fama de santidad, que era el director espiritual de Maldonado. Se convirtió en el guía espiritual y confesor de Guerrero y llegó a tener una gran influencia en ella.

En 1865, a la edad de 19 años, Guerrero solicitó entrar en el monasterio de las Carmelitas Descalzas de Sevilla como hermana laica. Su solicitud, sin embargo, fue denegada porque el estado de su salud parecía inadecuado para el trabajo físico pesado que se exigía a los miembros de la comunidad monástica. A continuación, Torres le aconsejó que empezara a trabajar con los enfermos, en particular con los que sufrían de cólera, que era muy común en esa época.

Tres años más tarde, en 1868, volvió a solicitar el ingreso en la vida consagrada, esta vez a las Hijas de la Caridad de Sevilla y, aunque todavía no se encontraba bien, fue aceptada. Las hermanas trataron de cuidarla hasta que se recuperara, pero Guerrero tuvo que abandonar el convento durante el noviciado y volver a trabajar en la fábrica de zapatos. Durante este tiempo mantuvo un diario espiritual detallado que revelaba el estilo y los ideales de vida que se sentía llamada a vivir.

Fundaciones de Santa Ángela de la Cruz

como murio santa angela de la cruzEl 2 de agosto de 1875 Guerrero (ahora de 29 años) dejó la zapatería y se unieron otras tres mujeres, Josefa de la Peña, que era rica, y Juana María Castro y Juana Magadán, ambas de familias pobres como la suya que se establecieron como comunidad religiosa. Torres asumió el cargo de director del nuevo instituto y nombró a Guerrero como hermana superiora de la comunidad.

Con dinero de  la Peña, habían alquilado una pequeña habitación con acceso a una cocina en la calle San Luis 13 de Sevilla y desde allí organizaron un servicio de apoyo diurno y nocturno para los pobres y enfermos del lugar En ese momento, comenzaron a llevar un hábito religioso y Guerrero tomó el nombre religioso de Madre Ángela de la Cruz.

La comunidad recibió la aprobación oficial el 5 de abril de 1876 de Luis de la Lastra y Cuesta, cardenal arzobispo de Sevilla. En 1877 se fundó una segunda comunidad en Utrera, en la provincia de Sevilla, y más tarde otra en Ayamonte. Torres murió en el mismo año y su lugar como director del instituto fue ocupado por su protegido, José María Alvarez y Delgado. Ese mismo año, Guerrero emitió sus votos religiosos perpetuos bajo su dirección. Pronto se fundaron 23 comunidades del nuevo instituto, principalmente en Andalucía occidental y en el sur de Extremadura.

Muerte de Ángela de la Cruz

Guerrero murió en Sevilla el 2 de marzo de 1932 por causas naturales, a la edad de 86 años y fue sepultado en el Convento de las Hermanas de la Cruz. 71 años después, el 4 de mayo de 2003, su cuerpo fue trasladado a la Catedral de Sevilla en el marco de la celebración de su canonización. Su cuerpo permaneció expuesto durante una semana en un ataúd de cristal hasta que fue devuelto al convento el 11 de mayo.

Canonización de Ángela de la Cruz

Como primer paso en la canonización de Guerrero, fue declarada venerable el 12 de febrero de 1976 por el Papa Pablo VI. Fue beatificada el 5 de noviembre de 1982 por el Papa Juan Pablo II en Sevilla. Finalmente fue declarada santa el 4 de mayo de 2003 por el Papa Juan Pablo II en la Plaza de Colón de Madrid.

Video sobre Santa Ángela de la Cruz