San Agustín

san agustin

San Agustín, nació el 13 de noviembre de 354 y murió el 28 de agosto de 430, fue un teólogo y filósofo romano africano y cristiano primitivo de Numidia cuyos escritos influyeron en el desarrollo del cristianismo occidental y de la filosofía occidental. Fue obispo de Hipona Regio en el norte de África y es considerado como uno de los Padres de la Iglesia más importantes del cristianismo occidental por sus escritos del período patrístico. Entre sus obras más importantes se encuentran La Ciudad de Dios, Sobre la Doctrina Cristiana y las Confesiones.

Según su Jerónimo contemporáneo, Agustín estableció de nuevo la antigua fe. En su juventud se sintió atraído por el maniqueísmo y más tarde por el neoplatonismo. Después de su bautismo y conversión al cristianismo en 386, Agustín desarrolló su propio enfoque de la filosofía y la teología, acomodando una variedad de métodos y perspectivas. Creyendo que la gracia de Cristo era indispensable para la libertad humana, ayudó a formular la doctrina del pecado original e hizo contribuciones seminales al desarrollo de la teoría de la guerra justa.

Cuando el Imperio Romano de Occidente comenzó a desintegrarse, Agustín imaginó a la Iglesia como una Ciudad espiritual de Dios, distinta de la Ciudad terrenal material. Sus pensamientos influyeron profundamente en la cosmovisión medieval. El segmento de la Iglesia que se adhirió al concepto de la Trinidad según lo definido por el Concilio de Nicea y el Concilio de Constantinopla se identificó estrechamente con el de Agustín sobre la Trinidad.

Agustín es reconocido como un santo en la Iglesia Católica, la Iglesia Cristiana Oriental y la Comunión Anglicana y como un Doctor preeminente de la Iglesia. También es el patrón de los agustinos. Su memorial se celebra el 28 de agosto, el día de su muerte. Muchos protestantes, especialmente calvinistas y luteranos, lo consideran uno de los padres teológicos de la Reforma Protestante debido a sus enseñanzas sobre la salvación y la gracia divina.

san agustin sobre la muerte

Reformadores protestantes en general, y Martín Lutero en particular, tuvieron a Agustín en preeminencia entre los primeros Padres de la Iglesia. El propio Lutero fue, entre 1505 y 1521, miembro de la Orden de los Agustinos Ermitaños. En Oriente, sus enseñanzas son más discutidas, y fueron atacadas notablemente por Juan Románides, pero otros teólogos y figuras de la Iglesia Ortodoxa Oriental han mostrado una apropiación significativa de sus escritos, principalmente Georges Florovsky.

La doctrina más controvertida asociada con él, la filioca, fue rechazada por la Iglesia Ortodoxa. Otras enseñanzas discutidas incluyen sus puntos de vista sobre el pecado original, la doctrina de la gracia y la predestinación. Sin embargo, aunque es considerado erróneo en algunos puntos, sigue siendo considerado un santo, e incluso ha influido en algunos Padres de la Iglesia oriental, sobre todo en San Gregorio Palamas. En la Iglesia Ortodoxa, su fiesta se celebra el 15 de junio.

Infancia y educación de San Agustín

Agustín nació en el año 354 d.C. en el municipio de Tagaste (hoy Souk Ahras, Argelia) en la provincia romana de Numidia. Su madre, Mónica o Mónica, era una cristiana devota; su padre, Patricio, un pagano que se convirtió al cristianismo en su lecho de muerte; Agustín consideraba a la madre como una figura central y consideraba al padre como un extraño. Los estudiosos están de acuerdo en que Agustín y su familia eran bereberes, un grupo étnico indígena del norte de África, pero que estaban fuertemente romanizados, hablando sólo latín en casa como una cuestión de orgullo y dignidad.

En sus escritos, Agustín deja alguna información sobre la conciencia de su herencia africana. Por ejemplo, se refiere a Apuleio como "el más notorio de los africanos", a Ponticiano como "un hombre de campo nuestro, en cuanto africano" y a Fausto de Mileve como "un caballero africano".

El nombre de la familia de Agustín, Aurelio, sugiere que los antepasados de su padre fueron liberados del gen Aurelia, al que el Edicto de Caracalla concedió la plena ciudadanía romana en el año 212. La familia de Agustín había sido romana, desde el punto de vista legal, por lo menos durante un siglo cuando él nació. Se supone que su madre, Mónica, era de origen bereber, sobre la base de su nombre, pero como su familia era honestiores, una clase alta de ciudadanos conocidos como hombres honorables, es probable que la primera lengua de Agustín haya sido el latín.

A la edad de 11 años, Agustín fue enviado a la escuela de Madaurus (ahora M'Daourouch), una pequeña ciudad de Numidia a unas 19 millas (31 km) al sur de Tagaste. Allí se familiarizó con la literatura latina, así como con las creencias y prácticas paganas. Su primera percepción de la naturaleza del pecado ocurrió cuando él y varios amigos robaron fruta que no querían de un jardín del vecindario. Él cuenta esta historia en su autobiografía, Las Confesiones. Recuerda que no robó el fruto porque tuviera hambre, sino porque "no estaba permitido". Fue una falta, y me encantó. De este incidente concluyó que la persona humana está naturalmente inclinada al pecado y necesitada de la gracia de Cristo".

A los 17 años, gracias a la generosidad de su compatriota rumano, Agustín fue a Cartago para continuar su formación retórica. Fue durante sus estudios en Cartago cuando leyó el diálogo de Cicerón Hortensius (ahora perdido), que describió como una impresión duradera y que despertó su interés por la filosofía Aunque fue criado como cristiano, Agustín abandonó la iglesia para seguir la religión maniqueísta, para desesperación de su madre.

La necesidad de ganarse su aceptación obligó a muchachos inexpertos como Agustín a buscar o inventar historias sobre experiencias sexuales y fue durante este período cuando pronunció su famosa oración: "Concédeme castidad y continencia, pero todavía no".

Alrededor de los 17 años, Agustín comenzó un romance con una joven en Cartago. Aunque su madre quería que se casara con una persona de su clase, la mujer siguió siendo su amante durante más de quince años y dio a luz a su hijo Adeodato (n. 372 - d. 388), al que sus contemporáneos consideraban extremadamente inteligente. En el año 385, Agustín puso fin a su relación con su amante para prepararse para casarse con una heredera de diez años.

Tuvo que esperar dos años porque la edad legal para contraer matrimonio era de doce años. Sin embargo, cuando pudo casarse con ella, decidió convertirse en sacerdote célibe. Agustín fue desde el principio un estudiante brillante, con una curiosidad intelectual ansiosa, pero nunca dominó el griego nos dice que su primer maestro griego fue un hombre brutal que golpeaba constantemente a sus estudiantes, y Agustín se rebeló y se negó a estudiar.

Para cuando se dio cuenta de que necesitaba saber griego, ya era demasiado tarde; y aunque adquirió un poco del idioma, nunca fue elocuente con él. Sin embargo, su dominio del latín era otro asunto. Se convirtió en un experto tanto en el uso elocuente del lenguaje como en el uso de argumentos inteligentes para exponer sus argumentos.

la vida de san agustin

Mudanza de San Agustín a Cartago, Roma, Milán

Agustín enseñó gramática en Tagaste durante los años 373 y 374. Al año siguiente se trasladó a Cartago para dirigir una escuela de retórica y permanecería allí durante los nueve años siguientes Preocupado por los estudiantes rebeldes de Cartago, se trasladó para establecer una escuela en Roma, donde creía que practicaban los mejores y más brillantes retóricos, en el año 383.

Sin embargo, Agustín estaba decepcionado con la recepción apática. Era costumbre que los estudiantes pagaran sus cuotas al profesor el último día del trimestre, y muchos de ellos asistieron fielmente durante todo el trimestre, y luego no pagaron. Los amigos maniqueos le presentaron al prefecto de la ciudad de Roma, Símaco, a quien la corte imperial de Milán le había pedido que le proporcionara un profesor de retórica mientras viajaba por Cartago.

Agustín ganó el trabajo y se dirigió al norte para tomar su puesto en Milán a finales del año 384. A sus treinta años, había ganado el puesto académico más visible del mundo latino en un momento en que esos puestos le daban acceso a carreras políticas. Aunque Agustín mostró cierto fervor por el maniqueísmo, nunca fue un iniciado o "electo", sino un "auditor", el nivel más bajo de la jerarquía de la secta.

En Cartago, un encuentro decepcionante con el obispo maniqueísta Fausto de Mileve, un exponente clave de la teología maniqueísta, inició el escepticismo de Agustín respecto al maniqueísmo. En Roma, se dice que se alejó del maniqueísmo, abrazando el escepticismo del movimiento de la Nueva Academia. En Milán, la religiosidad de su madre, los estudios propios de Agustín sobre el neoplatonismo y su amigo Simpliciano lo impulsaron hacia el cristianismo.

Inicialmente Agustín no estaba fuertemente influenciado por el cristianismo y sus ideologías, pero después de entrar en contacto con Ambrosio de Milán, Agustín se revaluó a sí mismo y fue cambiado para siempre. Al igual que Agustín, Ambrosio era un maestro de la retórica, pero mayor y más experimentado, muy influenciado por Ambrosio, más aún que por su propia madre y otras personas a las que admiraba.

Agustín llegó a Milán y fue inmediatamente tomado bajo el ala por Ambrosio. En sus Confesiones, Agustín afirma: "Aquel hombre de Dios me recibió como un padre, y acogió mi venida como un buen obispo". Pronto, su relación creció, como escribió Agustín: "Y empecé a amarlo, por supuesto, no al principio como maestro de la verdad, pues había perdido toda esperanza de encontrarla en tu Iglesia, sino como un hombre amistoso"; Agustín visitó a Ambrosio para ver si Ambrosio era uno de los más grandes oradores y retóricos del mundo.

Más interesado en sus habilidades de habla que en el tema del habla, Agustín descubrió rápidamente que Ambrosio era un orador espectacular. Finalmente, Agustín dice que fue guiado espiritualmente a la fe del cristianismo. La madre de Agustín lo había seguido a Milán y había arreglado un matrimonio para él. Aunque Agustín aceptó este matrimonio, por el cual tuvo que abandonar a su concubina, se sintió profundamente herido por la pérdida de su amante.

cuando se celebra san agustin

Escribió: "Mi señora fue arrancada de mi costado como un impedimento para mi matrimonio, mi corazón, que era clave para ella, fue atormentado, herido y sangrante". Agustín confesó que no era tanto un amante del matrimonio como un esclavo de la lujuria, por lo que buscó otra concubina ya que tuvo que esperar dos años hasta que su prometida alcanzara la mayoría de edad. Sin embargo, su herida emocional no fue sanada, incluso comenzó a enconarse.

Hay evidencia de que Agustín pudo haber considerado que esta relación anterior era equivalente al matrimonio. En sus Confesiones, él admitió que la experiencia finalmente produjo una disminución de la sensibilidad al dolor. Agustín finalmente rompió su compromiso con su prometida de once años, pero nunca renovó su relación con ninguna de sus concubinas.

Alypius de Thagaste dirigió a Agustín lejos de la unión, diciendo que no podrían vivir una vida juntos en el amor de la sabiduría si él casó. Agustín miró hacia atrás años más tarde sobre la vida en Cassiciacum, una villa a las afueras de Milán donde se reunió con sus seguidores, y la describió como Christianae vitae otium el ocio de la vida cristiana.

Conversión cristiana y el sacerdocio de San Agustín

A finales de agosto de 386, a la edad de 31 años, después de haber escuchado y haber sido inspirado y conmovido por la historia de la primera lectura de la vida de San Antonio del Desierto por parte del pontífice y de sus amigos, Agustín se convirtió al cristianismo. Como lo contó Agustín más tarde, su conversión fue impulsada por una voz infantil que escuchó diciéndole que tomara y leyera, la cual tomó como un mandato divino para abrir la Biblia y leer la primera cosa que viera.

Agustín leyó de la Epístola de Pablo a los Romanos la sección "Transformación de los Creyentes", que consiste en los capítulos 12 al 15 donde Pablo describe cómo el Evangelio transforma a los creyentes, y el comportamiento resultante de los creyentes. La parte específica a la cual Agustín abrió su Biblia fue romanos capítulo 13, versos 13 y 14, a saber:

No en disturbios y borracheras, no en contiendas y envidias, no en contiendas y envidias, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no hagáis provisión para que la carne cumpla sus deseos.

Más tarde escribió un relato de su conversión su propia transformación, como Pablo la describió, que desde entonces se ha convertido en un clásico de la teología cristiana y en un texto clave en la historia de la autobiografía. Este trabajo es una efusión de acción de gracias y penitencia. Aunque está escrito como un relato de su vida, las Confesiones también hablan de la naturaleza del tiempo, la causalidad, el libre albedrío y otros temas filosóficos importantes.

Ambrosio bautizó a Agustín, junto con su hijo Adeodato, en Milán, en la Vigilia Pascual, el 24 y 25 de abril de 387. Un año más tarde, en 388, Agustín completó su disculpa sobre la santidad de la Iglesia Católica. Ese año, también, Adeodato y Agustín regresaron a casa en África. Mónica, la madre de Agustín, murió en Ostia, Italia, mientras se preparaban para embarcarse en África.

A su llegada, comenzaron una vida de ocio aristocrático en la propiedad de la familia de Agustín. Poco después, también murió Adeodato, y Agustín vendió su patrimonio y dio el dinero a los pobres. Lo único que conservó fue la casa familiar, que convirtió en una fundación monástica para él y para un grupo de amigos.

En el año 391 Agustín fue ordenado sacerdote en Hippo Regius, en Argelia. Se convirtió en un famoso predicador (se cree que más de 350 sermones conservados son auténticos), y se destacó por combatir la religión maniqueísta, a la que se había adherido anteriormente.

En 395, fue nombrado obispo coadjutor de Hipona, y poco después se convirtió en obispo de pleno derecho, de ahí el nombre de "Agustín de Hipona"; y dio su propiedad a la iglesia de Tagaste, posición en la que permaneció hasta su muerte en 430. Escribió sus Confesiones autobiográficas en 397-398. Su obra La ciudad de Dios fue escrita para consolar a sus hermanos cristianos poco después de que los visigodos saquearan Roma en el año 410.

Agustín trabajó incansablemente para tratar de convencer a la gente de Hipona de que se convirtiera al cristianismo. Aunque había dejado su monasterio, continuó llevando una vida monástica en la residencia episcopal. Dejó un reglamento para su monasterio que le llevó a ser designado como el "santo patrón del clero regular".

Gran parte de la vida posterior de Agustín fue grabada por su amigo Possidio, obispo de Calama (actual Guelma, Argelia), en su Sancti Agustín Vita. Possidio admiraba a Agustín como un hombre de intelecto poderoso y un orador conmovedor que aprovechaba cada oportunidad para defender el cristianismo contra sus detractores. Possidio también describió en detalle los rasgos personales de Agustín, dibujando un retrato de un hombre que comía con moderación, trabajaba incansablemente, despreciaba los chismes, evitaba las tentaciones de la carne y ejercía prudencia en la administración financiera de su sede.

Muerte y veneración de San Agustín

Poco antes de la muerte de Agustín, los vándalos, una tribu germánica que se había convertido al arrianismo, invadieron el África romana. Los vándalos sitiaron a Hipona en la primavera de 430, cuando Agustín entró en su última enfermedad. Según Possidio, uno de los pocos milagros atribuidos a Agustín, la curación de un enfermo, tuvo lugar durante el asedio: 43 Según Possidio, Agustín pasó sus últimos días en oración y arrepentimiento, pidiendo que los salmos penitenciales de David fueran colgados en sus paredes para que pudiera leerlos.

historia de san agustinÉl ordenó que la biblioteca de la iglesia en Hipona y todos los libros en ella deban ser cuidadosamente preservados. Murió el 28 de agosto de 430. Poco después de su muerte, los vándalos levantaron el asedio de Hipona, pero regresaron poco después y quemaron la ciudad. Lo destruyeron todo menos la catedral y la biblioteca de Agustín, que dejaron intactas.

Agustín fue canonizado por aclamación popular, y luego reconocido como Doctor de la Iglesia en 1298 por el Papa Bonifacio VIII. Su fiesta es el 28 de agosto, día de su muerte. Es considerado el santo patrón de cerveceros, impresores, teólogos, ojos adoloridos y varias ciudades y diócesis. La ciudad de San Agustín, Florida, lleva su nombre.

Reliquias de San Agustín

Según la Verdadera Martirología de Bede, el cuerpo de Agustín fue luego trasladado a Cagliari, Cerdeña, por los obispos católicos expulsados del norte de África por Huneric. Alrededor de 720, sus restos fueron transportados de nuevo por Pedro, obispo de Pavía y tío del rey lombardo Liutprand, a la iglesia de San Pietro en Ciel d'Oro en Pavía, con el fin de salvarlos de las frecuentes incursiones costeras de los musulmanes.

En enero de 1327, el Papa Juan XXII emitió la bula Venerando Santo Patrón, en la que nombró a los agustinos guardianes de la tumba de Agustín llamada Arca, que fue reconstruida en 1362 y elaboradamente tallada con bajorrelieves de escenas de la vida de Agustín.

En octubre de 1695, unos obreros de la iglesia de San Pietro de Ciel d'Oro, en Pavía, descubrieron una caja de mármol que contenía algunos huesos humanos incluida parte de un cráneo. Surgió una disputa entre los ermitaños agustinos Orden de San Agustín y los cánones regulares, sobre si estos eran los huesos de Agustín.

Los ermitaños no lo creían; los canónigos afirmaron que lo eran. Finalmente, el Papa Benedicto XIII (1724-1730) ordenó al Obispo de Pavía, Monseñor Pertusati, que tomara una decisión. El obispo declaró que, en su opinión, los huesos eran los de san Agustín.

Los agustinos fueron expulsados de Pavía en 1700, refugiándose en Milán con las reliquias de Agustín y el Arca desmontado, que fueron trasladados a la catedral. San Pietro cayó en desuso, pero finalmente fue reconstruido en la década de 1870, bajo el impulso de Agostino Gaetano Riboldi, y reconstruido en 1896 cuando las reliquias de Agustín y el santuario fueron reinstaladas de nuevo.

En 1842, una parte del brazo derecho de Agustín fue extraída de Pavía y devuelta a Annaba, y ahora descansa en la Basílica de San Agustín dentro de un tubo de vidrio insertado en el brazo de una estatua de mármol de tamaño natural del santo.

Contribución de algunos de  los escritos de San Agustín

La gran contribución de los escritos de Agustín cubrió diversos campos incluyendo la teología, la filosofía y la sociología. Junto con Juan Crisóstomo, Agustín fue uno de los eruditos más prolíficos de la iglesia primitiva por la cantidad de escritos que sobrevivieron.

Teología antropología cristiana

Agustín fue uno de los primeros autores cristianos latinos antiguos con una visión muy clara de la antropología teológica y veía al ser humano como una unidad perfecta de dos sustancias: alma y cuerpo. En su último tratado sobre el cuidado de los muertos, sección 5 (420 d.C.), exhortaba a respetar el cuerpo por el hecho de que pertenecía a la naturaleza misma de la persona humana. La figura favorita de Agustín para describir la unidad cuerpo alma es el matrimonio: caro tua, coniunx tua su cuerpo es su esposa.

Inicialmente, los dos elementos estaban en perfecta armonía. Después de la caída de la humanidad, ahora están experimentando un dramático combate entre ellos. Son dos cosas categóricamente diferentes. El cuerpo es un objeto tridimensional compuesto de los cuatro elementos, mientras que el alma no tiene dimensiones espaciales. El alma es una especie de sustancia, que participa de la razón, apta para gobernar el cuerpo.

Agustín no estaba preocupado, como Platón y Descartes, por entrar demasiado en detalles para explicar la metafísica de la unión alma-cuerpo. Le bastaba con admitir que son metafísicamente distintos: ser humano es ser un compuesto de alma y cuerpo, y el alma es superior al cuerpo. Esta última afirmación se basa en su clasificación jerárquica de las cosas en las que simplemente existen, las que existen y viven, y las que existen, viven y tienen inteligencia o razón.

Al igual que otros Padres de la Iglesia como Atenágoras, Tertuliano, Clemente de Alejandría y Basilio, Agustín "condenó enérgicamente la práctica del aborto inducido", y aunque desaprobaba el aborto en cualquier etapa del embarazo, distinguió entre los abortos tempranos y los abortos posteriores.

Reconoció la distinción entre fetos "formados" y "no formados" mencionada en la traducción de la Septuaginta de Éxodo 21:22-23, que se considera una traducción errónea de la palabra "daño" del texto hebreo original como "forma" en la Septuaginta griega y basada en la distinción aristotélica "entre el feto antes y después de su supuesta "vivificación"", y no clasificaba como asesinato el aborto de un feto "no formado", ya que pensaba que no podía decirse con certeza que el feto ya había recibido un alma.

Agustín sostenía que "el momento de la infusión del alma era un misterio sólo conocido por Dios", pero consideraba la procreación como uno de los bienes del matrimonio; el aborto figuraba como un medio, junto con los medicamentos que causan esterilidad, de frustrar este bien. Yacía a lo largo de un continuo que incluía el infanticidio como un ejemplo de "crueldad lujuriosa" o "lujuria cruel". Agustín llamó al uso de medios para evitar el nacimiento de un niño una "obra malvada": una referencia al aborto o a la anticoncepción o a ambos.

Interpretación del Génesis por San Agustín

En Ciudad de Dios, Agustín rechazó tanto la inmortalidad de la raza humana propuesta por los paganos como las ideas contemporáneas de las épocas que diferían de los escritos sagrados de la Iglesia. En La interpretación literal del Génesis, Agustín opinó que todo en el universo fue creado simultáneamente por Dios, y no en siete días calendario como requeriría una interpretación literal del Génesis.

Argumentó que la estructura de seis días de la creación presentada en el Libro del Génesis representa un marco lógico, más que el paso del tiempo de una manera física llevaría un significado espiritual, más que físico, que no es menos literal. Una de las razones de esta interpretación es el pasaje en Eclesiástico 18:1, creavit omnia simul ("Él creó todas las cosas a la vez"), que Agustín tomó como prueba de que los días del Génesis 1 tenían que ser tomados de manera no literal.

Como apoyo adicional para describir los seis días de la creación como un dispositivo heurístico, Agustín pensó que el evento real de la creación sería incomprensible para los seres humanos y, por lo tanto, necesitaba ser traducido. Agustín tampoco ve el pecado original como causante de cambios estructurales en el universo, e incluso sugiere que los cuerpos de Adán y Eva ya fueron creados mortales antes de la Caída.

Eclesiología de San Agustín

Agustín desarrolló su doctrina de la Iglesia principalmente en reacción a la secta donatista. Él enseñó que hay una sola Iglesia, pero que dentro de esta Iglesia hay dos realidades, a saber, el aspecto visible y el invisible. El primero es el cuerpo institucional establecido por Cristo en la tierra que proclama la salvación y administra los sacramentos, mientras que el segundo es el cuerpo invisible de los elegidos, formado por creyentes genuinos de todas las edades, y que son conocidos sólo por Dios.

La Iglesia, que es visible y social, estará formada por "trigo" y "cizaña", es decir, gente buena y mala (según Mateo 13:30), hasta el fin de los tiempos. Este concepto contrarrestaba la afirmación de los donatistas de que sólo los que estaban en estado de gracia eran la iglesia "verdadera" o "pura" de la tierra, y que los sacerdotes y obispos que no estaban en estado de gracia no tenían autoridad ni capacidad para confesar los sacramentos.

La eclesiología de Agustín se desarrolló más plenamente en la Ciudad de Dios. Allí concibe la iglesia como una ciudad o reino celestial, gobernado por el amor, que finalmente triunfará sobre todos los imperios terrenales que son autoindulgentes y gobernados por el orgullo. Agustín siguió a Cipriano en la enseñanza de que los obispos y sacerdotes de la Iglesia son los sucesores de los Apóstoles, y que su autoridad en la Iglesia es dada por Dios.

Escatología de San Agustín

Agustín originalmente creía en el premilenialismo, es decir, que Cristo establecería un reino literal de 1,000 años antes de la resurrección general, pero más tarde rechazó la creencia, considerándola como carnal. Fue el primer teólogo en exponer una doctrina sistemática de amilenialismo, aunque algunos teólogos e historiadores cristianos creen que su posición estaba más cercana a la de los postmilenialistas modernos. La iglesia católica medieval construyó su sistema de escatología sobre el amilenialismo agustiniano, donde Cristo gobierna la tierra espiritualmente a través de su iglesia triunfante.

Durante la Reforma, teólogos como Juan Calvino aceptaron el amilenialismo. Agustín enseñó que el destino eterno del alma se determina en la muerte y que los fuegos purgatoriales del estado intermedio purifican sólo a los que murieron en comunión con la Iglesia. Su enseñanza proveyó el combustible para la teología posterior.

Opinión de San Agustín sobre Mariología

Aunque Agustín no desarrolló una mariología independiente, sus declaraciones sobre María superan en número y profundidad a las de otros escritores primitivos. Ya antes del Concilio de Éfeso defendió a la Virgen María como Madre de Dios, creyendo que estaba "llena de gracia" por su integridad sexual e inocencia y afirmando que la Virgen María "concibió como virgen, dio a luz como virgen y permaneció virgen para siempre".

Conocimiento natural e interpretación bíblica

Agustín opinó que, si una interpretación literal contradice a la ciencia y a la razón que Dios nos ha dado, el texto bíblico debe ser interpretado metafóricamente. Aunque cada pasaje de la escritura tiene un sentido literal, este "sentido literal" no siempre significa que las escrituras son mera historia; a veces son más bien una metáfora extendida.

Que opinaba San Agustín del pecado original

Agustín enseñó que el pecado de Adán y Eva era un acto de insensatez, seguido de orgullo y desobediencia a Dios o que el orgullo venía primero. La primera pareja desobedeció a Dios, quien les había dicho que no comieran del Árbol del conocimiento del bien y del mal. El árbol era un símbolo del orden de la creación. El egocentrismo hizo que Adán y Eva se lo comieran, sin reconocer y respetar el mundo tal como fue creado por Dios, con su jerarquía de seres y valores.

No habrían caído en el orgullo y la falta de sabiduría, si Satanás no hubiera sembrado en sus sentidos "la raíz del mal". Su naturaleza fue herida por la concupiscencia o la libido, que afectaba a la inteligencia y a la voluntad humanas, así como a los afectos y a los deseos, incluido el deseo sexual. En términos metafísicos, la concupiscencia no es un ser, sino una mala cualidad, la privación del bien o una herida.

La comprensión de Agustín de las consecuencias del pecado original y de la necesidad de la gracia redentora se desarrolló en la lucha contra Pelagio y sus discípulos Pelagios, Caelestius y Julián de Eclanum, que habían sido inspirados por Rufino de Siria, discípulo de Teodoro de Mopsuestia, y que se negaron a aceptar que el pecado original hiriera la voluntad y la mente humanas, insistiendo en que a la naturaleza humana se le había dado el poder de obrar, de hablar y de pensar cuando Dios la creó.

La naturaleza humana no puede perder su capacidad moral para hacer el bien, pero una persona es libre de actuar o no actuar de manera justa. Pelagio dio un ejemplo de los ojos: tienen capacidad de ver, pero una persona puede hacer un buen o mal uso de ellos. Al igual que los jovianos, los pelagianos insistían en que los afectos y deseos humanos tampoco se veían afectados por la caída.

La inmoralidad, por ejemplo, la fornicación, es exclusivamente una cuestión de voluntad, es decir, una persona no utiliza los deseos naturales de una manera apropiada. En oposición a eso, Agustín señaló la aparente desobediencia de la carne al espíritu, y la explicó como uno de los resultados del pecado original, el castigo de la desobediencia de Adán y Eva a Dios.

Agustín había servido como "oyente" de los maniqueos durante unos nueve años, quien enseñó que el pecado original era el conocimiento carnal, pero su lucha por comprender la causa del mal en el mundo comenzó antes, a la edad de diecinueve años, por el mal entendía sobre todo la concupiscencia, que interpretaba como un vicio que dominaba a la persona y que causaba en los hombres y en las mujeres un desorden moral.

Agostino Trapè insiste en que la experiencia personal de Agustín no se puede atribuir a su doctrina sobre la concupiscencia. Considera que la experiencia marital de Agustín es bastante normal, e incluso ejemplar, aparte de la ausencia de ritos matrimoniales cristianos. Como lo demostró J. Brachtendorf, Agustín utilizó el concepto estoico ciceroniano de las pasiones para interpretar la doctrina de Pablo sobre el pecado universal y la redención.

La opinión de que no sólo el alma humana sino también los sentidos fueron influenciados por la caída de Adán y Eva era prevalente en la época de Agustín entre los Padres de la Iglesia. Es claro que la razón del alejamiento de Agustín de los asuntos de la carne era diferente de la de Plotino, un neoplatónico que enseñó que sólo a través del desdén por el deseo carnal se puede alcanzar el estado último de la humanidad. Agustín enseñó la redención, es decir, la transformación y purificación del cuerpo en la resurrección.

Algunos autores perciben la doctrina de Agustín como dirigida contra la sexualidad humana y atribuyen su insistencia en la continencia y devoción a Dios a la necesidad de Agustín de rechazar su propia naturaleza altamente sensual como se describe en las Confesiones. Agustín enseñó que la sexualidad humana ha sido herida, junto con toda la naturaleza humana, y requiere la redención de Cristo.

Esa curación es un proceso realizado en actos conyugales. La virtud de la continencia se realiza gracias a la gracia del sacramento del matrimonio cristiano, que se convierte, por tanto, en remedio de la concupiscencia; sin embargo, la redención de la sexualidad humana sólo se realiza plenamente en la resurrección del cuerpo.

El pecado de Adán es heredado por todos los seres humanos. Ya en sus escritos pre pelagianos, Agustín enseñaba que el Pecado Original se transmite a sus descendientes por medio de la concupiscencia, que él consideraba la pasión del alma y del cuerpo, convirtiendo a la humanidad en una masa de perdición, muchedumbre condenada y debilitando, aunque no destruyendo, la libertad de la voluntad. La formulación de Agustín de la doctrina del pecado original fue confirmada en numerosos concilios.

Predestinación

Agustín enseñó que Dios ordena todas las cosas mientras preserva la libertad humana. Antes de 396, él creía que la predestinación estaba basada en el conocimiento previo de Dios de si los individuos creerían, que la gracia de Dios era "una recompensa por el consentimiento humano". Más tarde, en respuesta a Pelagio, Agustín dijo que el pecado de orgullo consiste en asumir que "somos nosotros los que elegimos a Dios o que Dios nos elige en su presciencia por algo digno en nosotros", y argumentó que la gracia de Dios causa actos individuales de fe".

Los estudiosos están divididos sobre si la enseñanza de Agustín implica una doble predestinación, o la creencia de que Dios escoge a algunas personas para la condenación así como a otras para la salvación. Algunos teólogos protestantes, como Justo L. González y Bengt Hägglund, interpretan la enseñanza de Agustín de que la gracia es irresistible, resulta en la conversión y conduce a la perseverancia.

Teología sacramental

Agustín desarrolló una distinción entre la "regularidad" y la "validez" de los sacramentos. Los sacramentos regulares son realizados por el clero de la Iglesia Católica, mientras que los sacramentos realizados por cismáticos son considerados irregulares. Sin embargo, la validez de los sacramentos no depende de la santidad de los sacerdotes que los realizan; por lo tanto, los sacramentos irregulares siguen siendo aceptados como válidos siempre que se hagan en nombre de Cristo y en la forma prescrita por la Iglesia.

A este respecto, Agustín se aparta de la enseñanza anterior de Cipriano, que enseñaba que los convertidos de los movimientos cismáticos deben ser rebautizados, enseñando que los sacramentos administrados fuera de la Iglesia Católica, aunque verdaderos sacramentos, no sirven para nada. Sin embargo, también declaró que el bautismo, aunque no confiere ninguna gracia cuando se hace fuera de la Iglesia, sí confiere gracia tan pronto como uno es recibido en la Iglesia Católica.

Agustín defendió la comprensión cristiana primitiva de la presencia real de Cristo en la Eucaristía, diciendo que la declaración de Cristo "Este es mi cuerpo" se refería al pan que llevaba en las manos y que los cristianos deben tener fe en que el pan y el vino son en realidad el cuerpo y la sangre de Cristo, a pesar de lo que ven con sus ojos.

Contra los Pelagianos, Agustín enfatizó fuertemente la importancia del bautismo de infantes. Sobre la cuestión de si el bautismo es una necesidad absoluta para la salvación, sin embargo, Agustín parece haber refinado sus creencias durante su vida, causando cierta confusión entre los teólogos posteriores acerca de su posición. Él dijo en uno de sus sermones que sólo los bautizados son salvos. Esta creencia fue compartida por muchos de los primeros cristianos. Sin embargo, un pasaje de su Ciudad de Dios, concerniente al Apocalipsis, puede indicar que Agustín sí creía en una excepción para los niños nacidos de padres cristianos.

Filosofía Astrología

Los contemporáneos de Agustín a menudo creían que la astrología era una ciencia exacta y genuina. Sus practicantes eran considerados como verdaderos hombres de aprendizaje y se les llamaba mathemathici. La astrología desempeñó un papel destacado en la doctrina maniqueísta, y el propio Agustín se sintió atraído por sus libros en su juventud, estando particularmente fascinado por aquellos que afirmaban predecir el futuro.

Más tarde, como obispo, solía advertir que se debe evitar a los astrólogos que combinan la ciencia y el horóscopo. (El término "matemático" de Agustín, que significa "astrólogos", es a veces mal traducido como "matemáticos". Según Agustín, no eran verdaderos estudiantes de Hiparco o Eratóstenes, sino "estafadores comunes".

Epistemología

Las preocupaciones epistemológicas dieron forma al desarrollo intelectual de Agustín. Sus primeros diálogos contra académicos, ambos escritos poco después de su conversión al cristianismo, reflejan su compromiso con los argumentos escépticos y muestran el desarrollo de su doctrina de la iluminación divina. La doctrina de la iluminación afirma que Dios juega un papel activo y regular en la percepción humana y en la comprensión iluminando la mente para que los seres humanos puedan reconocer las realidades inteligibles que Dios presenta.

Según Agustín, la iluminación es obtenible para todas las mentes racionales, y es diferente de otras formas de percepción de los sentidos. Se supone que es una explicación de las condiciones requeridas para que la mente tenga una conexión con entidades inteligibles.

Agustín también planteó el problema de otras mentes a través de diferentes obras, la más famosa quizás es Sobre la Trinidad (VIII.6.9), y desarrolló lo que ha llegado a ser una solución estándar: el argumento de la analogía con otras mentes. En contraste con Platón y otros filósofos anteriores, Agustín reconoció la centralidad del testimonio del conocimiento humano y argumentó que lo que otros nos dicen puede proporcionarnos el conocimiento incluso si no tenemos razones independientes para creer en sus informes testimoniales.

Teoría de la guerra justa

Agustín afirmaba que los cristianos debían ser pacifistas como postura personal y filosófica; sin embargo, la paz frente a un grave mal que sólo podía ser detenido por la violencia sería un pecado. La defensa de uno mismo o de los demás puede ser una necesidad, especialmente cuando está autorizada por una autoridad legítima. En esencia, la búsqueda de la paz debe incluir la opción de luchar por su preservación a largo plazo. Tal guerra no puede ser preventiva, sino defensiva, para restaurar la paz. Tomás de Aquino, siglos después, usó la autoridad de los argumentos de Agustín en un intento de definir las condiciones bajo las cuales una guerra podría ser justa.

Libre albedrío

Incluida en la teodicea de Agustín está la afirmación de que Dios creó a los seres humanos y a los ángeles como seres racionales que poseen libre albedrío. El libre albedrío no estaba destinado al pecado, lo que significa que no está igualmente predispuesto tanto al bien como al mal. Una voluntad contaminada por el pecado no es considerada como "libre" como lo era en otro tiempo porque está atada por cosas materiales, que podrían perderse o ser difíciles de separar, resultando en infelicidad. El pecado perjudica el libre albedrío, mientras que la gracia lo restaura. Sólo una voluntad que una vez fue libre puede ser sometida a la corrupción del pecado".

La Iglesia Católica considera que la enseñanza de Agustín es coherente con el libre albedrío. A menudo dijo que cualquiera puede ser salvado si así lo desea. Aunque Dios sabe quién será salvado y quién no, sin posibilidad de que éste último sea salvado en sus vidas, este conocimiento representa el conocimiento perfecto de Dios de cómo los seres humanos elegirán libremente sus destinos.

Video para niños sobre la vida de San Agustín

Escribe un comentario sobre San Agustín

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *